Comunicación
Comunicación

La comunicación es uno de los valores más importantes que cualquier persona puede desarrollar.

Cada vez se ve más la importancia d esta área. No sólo en la vida privada y social, sino también en el ámbito profesional.

En este sentido, desde el comienzo de una relación laboral, la comunicación es importante. Por ejemplo, comunicar bien en un Currículum (realmente Vitae, y no «Mortem») es importante para hacer percibir en un proceso de selección las excelencias y posibilidades que la persona que se ofrece posee para ser contratada. Después en la entrevista de trabajo, donde uno muestra ya “in situ” sus habilidades personales, es fundamental, ya que es aquí donde se percibe el grado de seguridad y confianza que muestra una persona en sí misma. Y finalmente la relación con compañeros o jefes, una vez haya sido contratada, donde gracias a la comunicación se crea una relación con aquellos con los que trabaja.

 

De hecho, hasta las empresas han visto la necesidad en aprender y utilizar más la comunicación. Así, en España casi 100.000 empresas e instituciones destinan alrededor de 12.000 millones de euros para Comunicación Corporativa.
 La empresa utiliza la comunicación internamente para conseguir una buena comunicación entre sus trabajadores, y la comunicación externa para reforzar la imagen de marca, lograr consolidar una imagen pública, alcanzar una buena reputación corporativa e institucional.

Del mismo modo la puede utilizar una persona: mostrar una buena imagen de marca es lo que permite a un trabajador (igual que a una empresa, institución, producto o servicio) destacar entre otras tantas (a veces cientos, miles o millones) y ser “la elegida” (para ser contratada, por ejemplo).

 

Y así como la empresa tiene una comunicación externa y otra interna, la persona tienen las mismas áreas. Y al igual que en la empresa, se da menos importancia a la interna, aunque es la base para una buena comunicación externa.

  • Porque… con quién hablamos más? Con otros o con nosotros mismos?
  • ¿Y qué tipo de mensajes nos damos más habitualmente?

Estamos continuamente “hablándonos”. A veces nos hablamos de forma clara y tenemos toda una conversación interna. Otras veces lo hacemos de forma más sutíl, por ejemplo cuando nos encontramos valorando alguna cosa o a alguna persona, y más aún cuando estamos valorándonos, o más bien criticándonos, con algo que hemos hecho mal o hemos dejado de hacer bien.

 

Ejercicio para ser consciente de la importancia de la comunicación. Responde a estas simples preguntas y observa qué tipo de comunicación tienes a lo largo del día:

  1. Con cuántas personas, conocidas y no conocidas, te relacionas diariamente? (Cada miembro de tu familia, el vecino en el ascensor, el conductor del autobús, la persona mayor a la que cedes asiento en el autobús, quien te ofrece el diario, el camarero que te pregunta qué desea tomar… ) e incluso con personas que sólo te cruzas, no hablas, pero sí te comunicas con un lenguaje no verbal (quien se sienta a tu lado en el metro: no dice nada pero tú, al verle, ya te haces una idea general de quién es; en el ascensor en el trabajo: no saludas a nadie pero te has fijado en todos, igual que el resto se ha fijado en ti, y ha sacado sus conclusiones sobre ti;…)
  2. Cuántas de las frases que dices a lo largo del día son: negativas, neutras o positivas. Por ejemplo, negativas sería: “no me des más informes para hacer; estoy hasta arriba” (no digo que no sea lo que está pasando, pero lo comunicas de forma negativa, en lugar de en otra forma, por ejemplo: “gracias por confiar en mí para realizar este trabajo, desgraciadamente ahora tengo el tiempo destinado a estos otros informes que quiero acabar para hoy”. Tal vez suene muy blando, sin embargo, tiene distinto efecto en la persona que lo oye y en la que lo emite.
  3. Qué te dices a ti mismo en distintos momentos del día, en distintas situaciones como:
    1. Te levantas por la mañana: “Qué alegía, un nuevo gran día”, “qué sueño tengo”, “qué faena, otra vez a trabajar”, “no me apetece nada levantarme”, “Qué bien, hoy va a ser un día estupendo”…
    2. Cuando te hayas en un atasco: “siempre me toca a mí” Por qué tiene que haber atascos”, “qué mala suerte”, “espero que no haya sido un accidente grave el que lo provoca”, “qué bien, un momento de relax” “Qué suerte que he salido con tiempo”…
    3. Cuando te sale algo mal: “es que soy un patoso”, “Soy desastrosa”, “Nada me sale bien”, “ya sabía yo que esto me iba a pasar”… o “Vaya, la próxima lo haré mejor”, “Tengo recursos para solucionarlo”, “he aprendido mucho con esto”…
  1. Cómo te comunicas con otros
    1. En el restaurante: dices “por favor”, “gracias”, “muy amable”, “buen trabajo”, “Estoy agradecido”, “Ha estado todo muy bueno”, “he estado muy a gusto” u… ¿omites todas estas expresiones?
    2. En la oficina: “no tengo tiempo”, “no hay compañerismo”, “no hay objetivos comunes” o.. “Hoy voy a organizarme bien mi tiempo”, “Voy a saludar aunque no me saluden, porque me apetece”, “voy a poner en común los objetivos a ver si todos los compartimos y nos apoyamos”

 

Como se puede ver, hay muchas circunstancias en las que utilizamos la comunicación sin ser conscientes de ello, y, por lo tanto, no estamos haciendo un uso positivo de ello. Aprender a utilizarlo bien, igual que en las empresas, es vital para tener una buena imagen, no sólo externa, sino, sobre todo, ante uno mismo.

Si tienes algún comentario que hacer a este post, “Comunicación Personal”, no dudes en compartirlo.

 

Por Koro Cantabrana, experta en Liderazgo y Alta Autoestima

2 comentarios en “La Comunicación personal”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te pares aquí

Hay más que explorar

Nuestra Community

Subscribete A la newsletter.

Ir arriba

¿Necesitas una mano para alcanzar tus objetivos?

Estás en el lugar correcto.

Mi Nuevo libro " Tu Nueva A- Normalidad" Esta a la venta!

small_c_popup.png

Subscribete a La Newsletter Y

Escribeme Un Mensaje